Por: Yani Mateus
 
 
Imaginemos por un momento el siguiente panorama: primates inmóviles con electrodos en el cerebro; conejos en jaulas de contención con severas lesiones en ojos y piel
Publicado en AGENDA ANIMAL