Sentí el golpe duro y seco sobre el pómulo, la nariz y los dientes. El susto y la sorpresa me dejaron atónito y sólo recuerdo haber corrido sin parar hasta quedar sin aire para continuar.

Publicado en BUEN VIVIR