Martes, 15 Diciembre 2015 15:03

Colombia uno de los países más afectados por el acuerdo de la COP21

Escrito por

Lo que está fallando no es la naturaleza, es nuestra sociedad: su estructuración interna y sus formas de intercambio con la naturaleza.    Jorge Riechmann

 

Las dinámicas actuales y la continua interdependencia y afectaciones en la economía y los ecosistemas se han globalizado como consecuencia de una economía globalizada, donde la hegemonía del sistema económico sobre los demás sistemas biofísicos y socio culturales ha generado un alto impacto de tal magnitud que puede determinar la  continuidad de la especie humana y no humana.

La economía globalizada y la tecnosfera han convertido el planeta tierra en un mundo lleno, en términos de  saturación del espacio ecológico. En ese sentido, el cambio climático es una realidad, el desarrollismo ha sobrepasado los límites de la biosfera con emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) de origen antropogénico, las cuales son de gran magnitud, a tal punto que se considera que puede llegar a ser irreversible el impacto socio ambiental y económico en los próximos 15 años, de no llegar a tomar soluciones globales  - locales  efectivas, pertinentes y contextualizadas.

Por lo cual en relación con la coyuntura mundial y haciendo una revisión cronológica del debate sobre el fenómeno del cambio climático surges dos inquietudes desde una mirada de análisis político y de economía ecológica ¿Cuál ha sido el alcance de las negociaciones promovidas por las agencias de la Organización de las Naciones Unidas ONU? y ¿Cuáles serán los próximos escenarios  que se van a configurar en la XXI Conferencia Internacional sobre Cambio Climático COP21 en medio de una economía que difícilmente va a cambiar el modelo económico actual?

En el caso de Colombia, el escenario no es el mejor, actualmente es uno de los países más vulnerables al cambio climático “En países tropicales como Colombia, pequeños cambios en el clima pueden resultar más devastadores que en otras regiones del globo, pues sus ecosistemas están adaptados a un clima regular, sin grandes variaciones”(Rodríguez Becerra, 2015, pág. 32).

Viabilidad política

El fenómeno del cambio climático tiene una connotación global y efectos globales. Sus implicaciones desbordan las fronteras político administrativas, lo cual exige que los gobiernos y actores claves tomen decisiones efectivas y vinculantes de nivel global - local en medio de los acuerdos, disensos y conflictos. Estas decisiones han sido resultado de la negociación internacional a través de organizamos como la Organización de las Naciones Unidas ONU desde 1988.

El debate ha pasado por varios escenarios a través de dos Convenciones por lo cual surge la inquietud ¿Cuál ha sido el alcance de estas convenciones?

La primera convención que se desarrolló fue la Convención Marco sobre Cambio Climático (CMNUCC) en 1992, que entró en vigencia en 1994 donde “los gobiernos adquirieron el compromiso de estabilizar las concentraciones de gases efecto invernadero en la atmósfera para impedir las interferencias peligrosas en el sistema climático”(Rodríguez Becerra, 2015, pág. 62). Sin embargo estos compromisos que se deberían traducir en estrategias claras para reducir las emisiones de GEI al nivel de 1990, fueron muy tenues a tal punto que la tasa de emisiones de los países desarrollados aumentó. Este panorama obligó a negociar el Protocolo de Kioto de 1994 a 1997 para definir metas obligatorias que “obligaba a los países desarrollados a reducir el 5,2% de sus emisiones en relación con los niveles de1990 para el periodo 2008 – 2012”(Rodríguez Becerra, 2015, pág. 63), donde mencionaba que los países desarrollados tienen una mayor responsabilidad y por ende deben desarrollar acciones de mitigación y para algunos países suministrar apoyo financiero y tecnológico para los países en vía de desarrollo.

Sin embargo el Protocolo de Kioto no fue suficiente, por varias razones, una de las principales que explican, es la no ratificación del Protocolo por parte de Estados Unidos, solo se concentró en la disminución de las emisiones de GEI sin contemplar los demás componentes y adicionalmente las metas establecidas eran insuficientes.

El panorama es todavía más incierto cuando desde el año 2005 a 2009 se intentó negociar sin éxito alguno el segundo cumplimiento del Protocolo para la vigencia 2012 – 2020 a través de la COP11 en Montreal, la COP13 en Balí y la COP15 en Copenhague, principalmente por “diferencias entre los diferentes países desarrollados y en desarrollo acerca de los compromisos de mitigación, financiamiento y transferencia tecnológica”(Rodríguez Becerra, 2015, pág. 66). En esta última Cumbre la situación política se complicó, a tal punto que los países no aprobaron por consenso el texto no jurídicamente vinculable. Situación que pone en jaque la capacidad de representación por parte de los gobiernos y otros actores  para garantizar el bienestar de la humanidad y el papel de los organismos multilaterales, lo cual aplica tanto en términos ambientales como sociales.

Adicionalmente la Convención de Cambio Climático no estableció una programación de metas y fechas concretas para poder medir el avance en la reducción de emisiones, la financiación y transferencia tecnológica. “A lo largo de las 20 COP realizadas hasta el presente, se han ido expresando cambios en la geopolítica internacional, que lleva a los países en desarrollo y desarrollados a agruparse y reagruparse en diversas formas que atienden diferentes intereses”(Rodríguez Becerra, 2015, pág. 72). De manera general los acuerdos principales que se establecieron fueron: en la COP16 en Cancún se alcanzó a formalizar el compromiso de limitar a 2°C el calentamiento global, en la COP17 en Durban se estableció la Plataforma de Durban para una acción reforzada (ADP) para adoptar un instrumento legal en 2015 y acciones concretas para reducir la emisión de GEI. En la COP18 se intentó establecer las obligaciones del Protocolo hasta 2020 pero no entró en vigencia. En Qatar COP19 y en Varsovia COP20 se estableció un mecanismo las Contribuciones Previstas y Determinadas a Nivel Nacional (Intended Nationally Determinied Contributions - INDC) que tiene que presentar cada país en cuanto a las acciones de mitigación y adaptación con metas cuantitativas y fechas concretas especificando los medios de implementación.

A partir de este escenario se suscitan varias inquietudes sobre el futuro en las negociaciones de la COP 21 en París, especialmente por los antecedentes que evidencian el poco o nulo compromiso por parte de los grandes emisores de GEI. Este espacio internacional representa una oportunidad importante para tomar decisiones vinculantes que se dejaron de tomar desde la primera Cumbre de 1993. Aunque el panorama geopolítico ha cambiado, tanto los países que llaman desarrollados y los que están en vía de desarrollo deben asumir compromisos en diferentes aspectos como definir la meta global de mitigación, revisar los aspectos de obligaciones (equidad), los mecanismos de financiamiento, los mecanismos para abordar pérdidas y daños y la naturaleza del acuerdo si en realidad los países quieren una justicia ambiental, tema que es debatible, puesto que estos espacios son cerrados y no han permitido la participación amplia de los movimientos sociales y ambientales. Adicionalmente según el informe Lobby Planet Paris[1]hay varias transnacionales del sector de los combustibles fósiles y la agro industria están presionando de diversas formas en la COP21 con la ayuda de los gobiernos y organismos internacionales.

En ese sentido los resultados no fueron los mejores. Después de varias sesiones de debate, los representantes de 195 países acordaron durante la Conferencia en París poner un límite de 2°C y limitar el aumento de la temperatura a 1,5°C en comparación con la era preindustrial, Pacto que no van a cumplir porque no establece medidas serias con metas que se definen en el largo plazo y no comprenden medidas en el corto plazo inmediatas y efectivas para avanzar hacia una economía baja en carbono.

En relación con Colombia, los compromisos establecidos a nivel internacional y los establecidos por  el Presidente Juan Manuel Santos como la reducción de las emisiones de GEI en un 20% con respecto a las emisiones proyectas para 2030 son insuficientes, dado la magnitud del impacto y la vulnerabilidad del país antes este fenómeno. Situación que se agravará en el primer semestre de 2016 y generará graves consecuencias de deterioro en los ecosistemas y afecta a los diferentes sectores productivos y la comunidad en general en cuanto al acceso al agua sumado a los conflictos de distribución ecológica presente en el territorio por la deforestación, contaminación de las fuentes de agua, destrucción de páramos y humedales y baja gobernabilidad especialmente en los municipios de 4 y 5 categoría que son más del 80% del total de municipios. Para países como Colombia aumentar 2°C es demasiado, puesto que las acciones de mitigación serían insuficientes para cubrir el alto impacto socioeconómico y ambiental.

Para finalizar es importante mencionar algunas conclusiones importantes para el debate que se debe hacer desde la sociedad civil.

Es importante resaltar que la situación actual es crítica y al mismo tiempo es producto de la acción humana, como los científicos lo han llamado el antropoceno, por lo cual el cambio climático no solo es un fenómeno físico, es social y político. En ese sentido lo que está en juego es el futuro de la humanidad, el futuro de la especie.

El escenario futuro de la COP21 es desolador, los antecedentes demuestran que es muy probable que no se establezca un acuerdo vinculante que cumpla con el objetivo de estabilizar las emisiones. Generando un escenario de crisis especialmente para los países que llaman en “desarrollo” y los Estados insulares. La definición del límite de la temperatura, no se puede estandarizar, hay diferentes impactos en el escenario global.

En relación con la propuesta de viabilidad tecnológica, si bien es necesario y urgente para cambiar la matriz energética actual, no es suficiente, se debe integrar otros principios importantes y necesarios que se deben tener en cuenta para afrontar la crisis ecológica-social global como los que plantea el profesor Jorge Riechmann: autolimitación, biomímesis, precaución, igualdad social y el principio democrático. Es necesaria la participación de los diferentes movimientos  sociales y ambientales, pueblos indígenas entre otros que le exijan a estos espacios internacionales medidas claras, concretas y vinculantes. Los gobiernos no representan el interés general de la comunidad global. Se necesitan profundos cambios políticos y económicos, especialmente en relación con el modelo de producción y consumo.

Referencias

Martínez Alier, J. M. (2013). Economía Ecológica y Política Ambiental.España: Fondo de Cultura Económica.

Richard, S. (2011). Green capitalism: the god that failed. Real - world economics review, issue N° 56, 112 - 144.

Riechmann, J. (2014). Un buen encaje en los ecosistemas. Segunda Edición. Catarata.

Riechmann, J. (s.f.). Un buen encaje en los ecosistemas. Segunda Edición. Catarata.

Rodríguez Becerra, M. H. (2015). El Cambio Climático: lo que está en juego. Bogotá.

García Arbeláez, C.; Barrera, X.; Gómez, R. y R. Suárez Castaño. 2015.El ABC de los compromisos de Colombia para la COP21. 2 ed. WWF-Colombia. 31

 

Referencias digitales

 

http://www.cmi.com.co/la-temperatura-podria-aumentar-5-grados-en-colombia-a-causa-del-cambio-climatico. Noticiero CM&. 17 de noviembre de 2015.

 

http://www.eltiempo.com/estilo-de-vida/ciencia/fenomeno-del-nino-en-colombia/16305958. Periódico El Tiempo. 18 de agosto de 2015.

http://corporateeurope.org/environment/2015/11/lobby-planet-paris-guide-corporate-cop21. Noviembre 25 de 2015.

http://www.cmi.com.co/presidente-santos-participo-en-apertura-de-la-cumbre-mundial-de-cambio-climatico-en-paris   Noticiero CM&. Noviembre 30 de 2015

http://www.cmi.com.co/sin-conflicto-dividendos-para-medio-ambiente-seran-inmensos-presidente-santosNoticiero CM&. Noviembre 30 de 2015

http://www.telesurtv.net/news/COP21-adopta-acuerdo-para-reducir-la-temperatura-del-planeta-20151212-0025.html  TelesurTv. Diciembre 12 de 2015

http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/12/151214_critica_acuerdo_cambio_climatico_gtgBBC Mundo. Diciembre 14 de 2015

 


[1][1] Disponible en medio digital:  http://corporateeurope.org/environment/2015/11/lobby-planet-paris-guide-corporate-cop21. Noviembre 25 de 2015.

Visto 7385 veces
Luisa Fernanda Leon

Administradora publica de la Escuela Superior de Administración Publica ESAP, activista ambiental